La salinidad y sodicidad en suelos. Diagnóstico y tratamientos

Foto: portalfruticola.com

Salinidad y sodicidad en suelos

La salinidad y sodicidad de los suelos y aguas es un problema común en zonas áridas y semiáridas, las cuales poseen importantes áreas improductivas debido a esta causa. Las sales presentes en los suelos salinos se originan en la meteorización de las rocas que constituyen la corteza terrestre.

En los climas húmedos, las sales son lavadas en forma natural y llevadas al mar por las napas subterráneas. En los climas áridos o semiáridos no existe la posibilidad de un lavado natural del suelo. La escasa percolación profunda observada junto a una alta evapotranspiración, produce una acumulación de sales en el perfil del suelo que afecta el normal crecimiento y desarrollo de muchas especies cultivadas, especialmente frutales caducifolios.
 

El diagnóstico de condiciones salinas en suelos se basa en la conductividad eléctrica (CE) de extractos de saturación de pastas de suelos. Desde el punto de vista taxonómico la división tradicional entre suelos salinos y no salinos ha sido de 4 dS/m, límite que sigue vigente a pesar de que algunos cultivos y numerosos frutales, hortalizas y ornamentales pueden dañarse con valores de CE entre 2 y 4 dS/m, e incluso menores, y a que el aumento en la eficiencia del riego tiende a disminuir la cantidad de agua de drenaje.

Además de la salinidad, otro problema que pueden presentar los suelos afectados por sales es el de la sodicidad, es decir, un aumento en la proporción de sodio intercambiable.

Originalmente, el diagnóstico de condiciones sódicas en suelos se basaba en los valores del porcentaje de saturación de sodio intercambiable (PSI) y se había establecido el límite de 15% para separar los suelos sódicos de los no sódicos. Sin embargo, debido a la estrecha relación que existe entre el PSI y la relación de adsorción de sodio (RAS) para valores bajo 40 y a que las determinaciones tradicionales del PSI están sujetas a numerosos errores potenciales, actualmente se recomienda usar el RAS del extracto de saturación para caracterizar la condición sódica, definiéndose un valor de RAS de 13 como límite para dividir suelos sódicos de suelos no sódicos.

En contraste con la salinidad, la sodicidad afecta adversamente las propiedades físicas del suelo, alterando las propiedades de los agregados y reduciendo la permeabilidad al agua y al aire. El efecto de la sodicidad sobre las plantas es de menor importancia que la salinidad y se manifiesta generalmente en una deficiencia de calcio inducida por las altas concentraciones de sodio.

Las etapas de germinación de los cereales son particularmente susceptibles a la deficiencia de calcio, aunque hay una gran variabilidad entre las especies e, incluso, entre las variedades.

Efectos de la salinidad y de la sodicidad en la estructura del suelo y la velocidad de infiltración del agua

La adsorción de sodio (Na) sobre la superficie de las arcillas aumenta el espesor de la doble capa difusa que rodea a las partículas de arcilla, aumentando la fuerza repulsiva entre partículas adyacentes de igual carga. Este fenómeno produce dispersión de las arcillas y deterioro de la estructura del suelo. Pero, si se aumenta la concentración de electrolitos se reduce el espesor de la doble capa difusa contrarrestando el efecto dispersivo del Na.
 

Estos mecanismos gobiernan los efectos de la sodicidad y la salinidad sobre las propiedades físicas del suelo de importancia práctica. Así, por ejemplo, la conductividad hidráulica depende de la combinación de sodicidad y salinidad de la solución de suelo. Mientras mayor es el RAS y menor la salinidad, mayor es la reducción en la conductividad hidráulica.

Cada suelo responde en forma distinta a la misma combinación de RAS y salinidad debido a las diferencias en el contenido y calidad de la arcilla, de la materia orgánica y de los óxidos de hierro y aluminio. Sin embargo, en forma muy general, puede esperarse una reducción del 10-25% en la conductividad hidráulica en suelos con RAS 15 si la salinidad es menor de 0,5-5 dS/m. Una reducción similar puede esperarse en suelos de RAS tan bajos como 3 si la salinidad es menor de 0,2-1dS/m.
 

La velocidad de infiltración del agua es especialmente afectada por la combinación de sodicidad y salinidad. Cuando el agua infiltra en la superficie del suelo, la solución de suelo en el suelo superficial es esencialmente la misma del agua de riego, mientras que el PSI es esencialmente el que preexiste en el suelo (ya que el PSI es tamponado contra cambios rápidos por la capacidad de intercambio de cationes).

La figura permite estimar los valores umbrales de RAS (~PSI) del suelo superficial y conductividad eléctrica del agua de riego para mantener la permeabilidad del suelo. Debido a las diferencias significativas que existen en la respuesta a la salinidad-sodicidad entre los suelos, esta relación debe usarse solamente como una guía aproximada. La reducción en la infiltración de agua bajo lluvia o riego por aspersión puede ser mayor que la indicada en la figura, debido a que la dispersión de las partículas y el rompimiento de agregados se favorece por la energía del agua que cae:



Reducción relativa de la infiltración en relación con el RAS del suelo superficial y la CE del agua de infiltración. (Ayers y Westcot, 1987).

Un alto porcentaje de suelos afectados por salinidad no se originaron a partir de material parental rico en sales solubles, sino que han sido salinizados debido al aporte de sal que hace el agua de riego y en algunos casos de suelos con drenaje insuficiente por elevación capilar del agua freática. Históricamente, el comportamiento de la física de los suelos afectados por sales ha sido descrito en términos de los efectos combinados de la salinidad del suelo medido por la conductividad eléctrica del extracto de saturación (CEe) y por el porcentaje de sodio intercambiable (PSI) sobre la floculación y dispersión.

Tanto la CEe y el PSI afectan el balance entre las fuerzas de atracción y repulsión entre las partículas del suelo, especialmente en aquellas del tamaño de las arcillas. Las fuerzas de repulsión aumentan con la disminución de la CEe y el aumento del PSI. Cuando las fuerzas de repulsión exceden las fuerzas de atracción, las arcillas del suelo pueden absorber agua, o hincharse y así las partículas que estaban unidas por varios tipos de fuerzas se separan o dispersan. El hinchamiento reduce el radio de los poros del suelo. La dispersión en la superficie del suelo produce la destrucción de los agregados y los poros del suelo. Además, las partículas dispersas pueden moverse hacia abajo y así bloquear los poros en profundidad. 
 

Uno de los factores involucrados en la disminución de la velocidad de infiltración, es la formación de sellamientos o costras en la superficie del suelo. En los suelos de regiones semiáridas, generalmente el contenido de materia orgánica es bajo, la estructura del suelo es inestable y el sellamiento es el factor principal que afecta las condiciones de estabilidad dinámica de la velocidad de infiltración.

La formación del sellamiento es debido a dos procesos. En primer lugar, la desintegración física de los agregados del suelo y su compactación causado por el impacto del agua, especialmente la gota de agua, y en segundo término, la dispersión química y movimiento de las partículas de arcilla dentro del suelo, las cuales tapan los poros conductores.
 

La velocidad de infiltración es especialmente sensible a los efectos de la RAS (relación de adsorción de sodio) y CE del agua de riego, debido al impacto de la caída de la gota de agua y a la relativa libertad de movimiento de las partículas en la superficie del suelo. La dispersión y desintegración de los agregados del suelo puede ocurrir a valores de porcentaje de sodio intercambiable (PSI) menores a 15, si la concentración total de sales solubles es baja.

En suelos con niveles de calcio y magnesio relativamente altos en comparación al sodio, o simplemente con altas concentraciones de sales solubles (suelos salinos), la competencia por formar uniones con las arcillas es ganada por estos elementos que, a diferencia del sodio, tienen menor capacidad de hinchamiento. Esto permite que las partículas puedan acercarse bastante para su cohesión y formación de agregados. Un suelo con estructura posee poros de mayor tamaño, lo que mejora la permeabilidad y laboreo en comparación a suelos que presentan partículas individuales y no forman agregados.

Los cationes como calcio y magnesio son atraídos a la superficie de las arcillas con una fuerza dos veces mayor que el sodio, lo que resulta muy positivo, ya que de existir aumentos en los niveles de sodio, se podría mitigar su efecto con la adición de calcio. La adición de yeso (sulfato de calcio hidratado) a la superficie del suelo o al agua de riego ayuda a evitar problemas de bajas velocidades de infiltración y encostramientos. El yeso aumenta la concentración total de sales del agua de riego y suministra calcio (Ca) divalente para reemplazar el sodio.

La sustitución del sodio por Ca en el complejo de intercambio, debe ir acompañada de un lavado para lixiviar el exceso de sales. Otra alternativa a la aplicación del yeso puede ser induciendo la solubilidad de compuestos de calcio si están presentes en el suelo por medio de la utilización de algún ácido o compuesto que genere ácido, como por ejemplo ácido sulfúrico, sulfato de fierro o azufre.

La cantidad de yeso a aplicar como enmienda al suelo puede ser estimada sobre la base del sodio que debe ser desplazado del perfil y de la eficiencia de cada compuesto para este efecto. Aproximadamente 2,5 toneladas de yeso por ha son capaces de reducir en un 10 % el sodio en los primeros 15 cm de un suelo de textura arenosa, mientras que en un suelo arcilloso solo alcanzaría al 3 %.

En el Cuadro 1 se indican los requerimientos de yeso o azufre con relación a la concentración de sodio intercambiable.

Cantidades de yeso o azufre necesarias para sustituir las cantidades indicadas de sodio intercambiable.



*Sustitución hasta una profundidad de 30 cm en una hectárea

En conclusión, los suelos con altas concentraciones de sales y bajos valores relativos de sodio (PSI) pueden considerarse como indicadores de buenas propiedades físicas del suelo, mientras que bajas concentraciones de sales y proporciones relativamente altas de sodio, afectan negativamente la permeabilidad de los suelos.

Fuente: portalfruticola.com|fertiyeso.cl
close.png

INTRANET

Esta es una zona reservada para asociados.
Si desea saber cómo asociarse contáctenos.