Tecnologías podrían disminuir significativamente el consumo de agua en paltos

Un proyecto de innovación agraria ejecutado busca hacer más eficientes los requerimientos hídricos del palto en la Región de Valparaíso, sobre todo porque esa zona productiva pasa por un creciente déficit de agua de la zona. Los resultados preliminares son promisorios.

‘Estrategias para disminuir los requerimientos de agua de riego en paltos como herramienta para enfrentar la escasez hídrica en la Provincia de Petorca’, es el proyecto con el dos organismos del Ministerio de Agricultura de Chile Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y el Instituto de Investigación Agropecuaria (INIA), ya han entregado resultados promisorios en torno a cinco sistemas capaces de bajar la cantidad de agua requerida para el riego de este cultivo.

Para ello se realizó un día de campo en el predio de Agrícola Pililén, (a 160 km al norte de Santiago), lugar en que se están realizando las investigaciones y donde se dio a conocer técnicas para disminuir los requerimientos hídricos en huertos frutales a través de la disminución de las pérdidas de agua por evaporación (E) y ajuste de la demanda hídrica, y técnicas para disminuir la evapotranspiración (ET), por medio del uso de cubiertas plásticas sobre el cultivo. Esto se realizó frente a productores y profesionales del agro.

De acuerdo a lo señalado por el especialista en riego del INIA, Raúl Ferreyra, las pérdidas por evaporación de agua desde el suelo pueden llegar hasta el 30% promedio de la evapotranspiración de la vid, según datos medidos en el período  noviembre – febrero, en Los Andes.

CINCO ESTRATEGIAS, UN OBJETIVO

La actividad contempló una presentación del proyecto con la entrega de resultados preliminares de los parámetros climáticos a cargo de Alejandro Antúnez, ingeniero agrónomo del INIA. Luego, se hizo un recorrido a la unidad de investigación con las mediciones que se están evaluando y el uso de coberturas en palto para disminuir el consumo de agua a cargo de Raúl Ferreyra.

Este proyecto propone cinco estrategias para enfrentar la escasez hídrica a través de la disminución de la evaporación o de la evapotranspiración del cultivo. En el recorrido se pudo observar dos situaciones: una zona con cubierta de plástico y otra con un huerto de paltos al aire libre contrastando ambas realidades. Aquí se mide los parámetros micro meteorológicos que están afectando al cultivo y se relaciona con polinización, crecimiento, rendimiento y evapotranspiración del cultivo.

Una primera estrategia incluyó el uso de una cubierta plástica, que  apuntó a cambiar las condiciones micro meteorológicas que afectan este cultivo (disminuir la radiación, el viento, aumentar las temperaturas mínimas y aumentar la humedad relativa), con el objetivo de, “disminuir la demanda hídrica y aumentar los rendimientos ya que esta es una especie subtropical donde las temperaturas mínimas afectan su desarrollo, sobre todo entre mayo y agosto”, explicó Ferreyra.

Una segunda estrategia es el uso de ‘mulch’ plástico sobre la hilera de huerto, el cual consiste en recubrir con plástico la sobre hilera del huerto, protegiendo la zona regada directamente por el gotero, impidiendo la evaporación directa del agua aplicada.

La tercera estrategia en evaluación es el uso de goteo o microaspersión y aquí se está comparando ambas técnicas, evaluando su impacto sobre las componentes de evaporación y transpiración del huerto. El riego por goteo, aseguró el experto, podría tener menores pérdidas por evaporación, en comparación con el riego por microaspersión donde la gota aplicada podría evaporarse directamente sin llegar a la zona de raíces.

La cuarta estrategia es el uso de riego subsuperficial o enterrado donde el gotero descarga al interior del suelo. La gota no mojaría la superficie del terreno, moviéndose por capilaridad directamente al interior del perfil de suelo. Esto podría reducir la evaporación directa del agua de riego desde la superficie del suelo.

La quinta estrategia es el uso de programas de riego de baja frecuencia que consiste en aplicar el agua a intervalos de tiempo mayores y a mayor profundidad en el perfil de suelo, de manera de almacenar el agua en profundidad lejos de la superficie disminuyendo con esto las pérdidas por evaporación directa del suelo.

Con el uso de programas de riego de baja frecuencia se estaría reduciendo el agua evaporada directamente de la zona de raíces, mejorando la fracción de agua disponible en la zona de raíces. La ventaja del uso de esta tecnología, explica Raúl Ferreyra, es que permite mayor desarrollo de raíces en profundidad y una mejor relación agua oxígeno en el suelo.

ADAPTANDO EL PALTO A UNA MENOR DISPONIBILIDAD DE AGUA

Ernesto Cisternas, director del INIA La Cruz, sostuvo que, “El INIA a través del Ministerio de Agricultura está consciente que en Chile el cambio climático ha planteado desafíos y la vulnerabilidad de nuestro país a escenarios con escasez hídrica es un hecho. Por ello, la investigación es fundamental para generar nuestras estrategias”.

Maurice Streit, ejecutivo de innovación Agraria FIA, aseguró en la ocasión que, “desde el punto de vista del FIA, en el marco de la convocatoria de Adaptación al Cambio Climático, el proyecto contribuye a la adaptación del cultivo de palto a la menor disponibilidad hídrica asociada a una zona con condición de escasez hídrica permanente como Petorca”. Agregó, “que el proyecto intenta validar manejos agronómicos que permitan disminuir la evapotranspiración (ET) del cultivo de palto. Es relevante para los productores de paltas, que ante la falta de agua podrían resguardar la superficie cultivada existente al bajar la demanda hídrica”

close.png

INTRANET

Esta es una zona reservada para asociados.
Si desea saber cómo asociarse contáctenos.